miércoles, 8 de julio de 2015

Una lanza por Bollywood (Parte II)

miércoles, 8 de julio de 2015

Queridos y escasos lectores, estoy en pleno proceso oposicional/opositivo/opositor/¿existe-un-adjetivo-para-esto?, y lo que dicha situación conlleva, en mi caso, siempre es lo mismo: engancharme a cosas A LAS QUE NO DEBO DEDICAR TIEMPO. Es decir, que o me trago tres temporadas de Lost en cinco días, o me leo los cuatro últimos libros de Neil Gaiman o hago una tesis sobre El Silmarillion. Soy así. Cuanto menos debo perder el tiempo, más necesito de historias que me arroyen y me hagan desconectar por completo de la cruel realidad.
¿La buena noticia? He pasado la primera parte y en cinco días todo habrá terminado. Sí, podría esperar a entonces para ponerme a ver todas las películas que Aamir Khan ha hecho en su vida, pero no va a pasar. Las voy a ver todas ahora. O las he visto ya... 

En episodios anteriores, os hablaba de mi amor incondicional por dicho actor, y lo cierto es que desde entonces no ha hecho sino incrementarse. Tenía pendiente desde 2014 su último exitazo de taquilla y, una vez que lo he visto, todos los demás títulos han caído como piezas de dominó. Ha sido un no parar de cine sensacional made in Mumbai, y vengo a hablaros de todas esas películas que este señor ha hecho y que son buenísimas.
Me abstendré de mencionar 3 Idiots, Taare Zameen Par y Fanaa porque ya las reseñé en la entrada anterior, y me voy a centrar en otras diferentes e igualmente maravillosas. Algunas las he devorado en estos tres días de locura Aamireña (hoy me faltan adjetivos, en serio), otras ya hace tiempo; pero todas ellas tienen el denominador común de ser películas emotivas, memorables, sinceras. 
Como a mí me gustan.

1. Dhobi Ghat (Mumbai Diaries). Dirigida por su mujer Kiran Rao y producida por él mismo (cada día le interesa más ejercer control sobre sus proyectos), es una historia menos ambiciosa que todas las demás a las que voy a hacer referencia, un filme de esos que no buscan nada más que narrar algo interesante, sin mensajes trascendentales ni pretensiones exageradas. Las vidas de cuatro personajes se entrecruzan en la ciudad de Bombay, que tiene vida en sí misma y nos muestra las desigualdades sociales y las condiciones y expectativas tan diferentes entre dos personas que viven puerta con puerta. Muy buenas interpretaciones de Aamir, Monica DograPrateik Babbar en medio de un ambiente a ratos frustrante y melancólico, pero al final optimista, como lo es la propia Rao.


2. PK. En mi anterior entrada expliqué que 3 Idiots es una de mis películas favoritas, y a ésta le tenía ganas y miedo porque es del mismo director, Rajkumar Hirani, de nuevo junto a Aamir, lo cual podía resultar en otra genialidad o en una gran decepción. Tras devorarla y acabar con una sonrisa de imbécil en la cara y lágrimas en las mejillas, sólo le pido a la vida que estos dos vuelvan a colaborar muchas más veces, porque el resultado es siempre magia. PK parte de un argumento típico, el del alienígena que llega a nuestro planeta, para introducirnos en una India actual todavía muy marcada por las divisiones religiosas y por las rencillas del pasado. PK va descubriendo un mundo en el que los hombres toman el control de Dios, que es uno pero es muchos, a conveniencia. El trailer engaña totalmente porque muestra sólo la parte cómica y, pese a que ésta existe, hay mucho más: romance, amistad, crítica social y, por encima de todo, un profundo amor hacia la vida y hacia las personas. Es un mensaje lanzado desde la esperanza y el cariño, una dosis de ternura infinita. Enormísimo, más que nunca, Aamir, pero adorable también una Anushka Sharma de la que no me voy a olvidar.

3. 1947 Earth. Todos sabemos que la India fue una colonia británica, pero pocos estamos familiarizados con el proceso de liberación e independencia de este país. Yo, desde luego, me he sorprendido con esta película. En 1947, Reino Unido decidió abandonar el territorio en recompensa por su lealtad durante la Segunda Guerra Mundial, pero esta concesión supuso quizá el período de inestabilidad y horror más grande que recuerda el país: el antiguo territorio se dividió en la actual India, Pakistán del Este (actual Bangladesh) y Pakistán del Oeste. A esto siguieron enfrentamientos y matanzas entre hindúes y musulmanes (principalmente) que resultaron en miles y miles de muertos, y muchísimo sufrimiento. La película es buenísima e impacta de principio a fin. Nos narra una historia casi ingenua en mitad del caos: la de una chiquilla (Nandita Das), sirvienta de una familia bien, que se reúne como siempre con sus amigos y pretendientes, unos musulmanes, otros sikhs, como lo han hecho siempre; ninguno puede imaginar hasta qué punto la situación va a condicionar sus relaciones, que en determinado momento explotan y se empañan por el miedo y el odio. Es una historia apasionante sobre la amistad y el amor, pero también sobre la verdadera naturaleza humana, sobre la bestia que, una vez desatada, nadie puede domar. Aamir Khan está sencillamente increíble en esta película. Nada más que añadir. (Bueno, sí, añadiré que es de Deepa Mehta, directora también de Fire y Water, las cuales dicen que son espléndidas y me muero por ver).

4. Ghajini. Esta película la vi sugestionada, pero aunque no hubiera sido así la primera media hora me habría dado la risa. Digo risa, porque todo lo que se ve en estos primeros momentos recuerda demasiado a Memento de Christopher Nolan, desde los tatuajes a las notas y fotografías. La premisa es similar: un hombre que ha perdido la memoria y resetea cada quince minutos, pero que tiene un propósito que se recuerda por todos los medios posibles y es matar a un tal Ghajini. Bien, hasta ahí el parecido con la película de Nolan. Yo, que ya he visto algunas cintas de Bollywood, estoy acostumbrada al cambio radical de género y de argumento en mitad de un filme; esta película cambia, introduce largos flashbacks que son todo luz en contraste con la oscuridad del presente. Y así se nos cuenta la historia de amor entre Sanjay y Kalpana, una de las más bonitas que he visto, y se nos va explicando poco a poco qué les ocurrió y quién es Ghajini. No tiene la originalidad de Memento, es más, en ocasiones aparecen escenas que recuerdan a otras películas (concretamente a El Cuervo y Amelie), pero todo envuelto en los colores, canciones e inocencia de Bollywood. Es una película con corazón, que a fin de cuentas es lo que importa, y que a mí me emocionó. Añadir que, en realidad, se trata de un remake de la cinta del mismo nombre producida en Kollywood (sí, eso existe, no es cachondeo). Aamir y Asin Thottumkal tienen una química extraordinaria, y ella es una auténtica preciosidad de mujer. Tres horas que se hacen cortas y que enamoran.

5. Lagaan. Lagaan es un peliculón. Nominada a un Oscar como mejor película extranjera, destaca por su valentía: cerca de cuatro horas de puro entretenimiento en un filme que mezcla el deporte, el romance, la amistad y pizcas pequeñitas de drama y crítica social. Se resume en una gozada a nivel visual y sonoro, que además llega al corazón al hacernos participar de la vida de todos los personajes que la componen. Una batalla épica que se lidia sin espadas ni mosquetes; un juego del que depende la vida de toda una comunidad. Reconozco que la encuentro demasiado larga y que habría sido igual de buena, o más, de haber durado una hora menos, pero es una pequeña joya producida por el propio Aamir, que además siempre me conquista en el papel de gallito.

Voy a seguir viendo más estos días, y es que una larga carrera da para una larga lista de títulos, y a mí este hombre nunca me cansa. Cierro con una de las coreografías de Lagaan, maravillosas todas ellas.
Espero que os animéis a hacerle hueco a alguno de estos títulos. Valen la pena.

2 comentarios:

Rajkumari Jodhaa dijo...

Tenga cuidado, Bollywood es adictivo. Yo antes era una persona normal que veía taquillazos de Hollywood como hacen las señoras decentes de mi respetable edad y desde que descubrí el cine indio estoy echada a perder. No he visto otra cosa en cinco años y mi gusto se ha 'indianizado' al punto que el cine americano ahora me parece soso, breve y frío.

No deje de ver 'Talaash' (La búsqueda) también de Aamir Khan, le gustará.

En la misma línea y para cambiar de actores y actrices, por favor no deje de ver 'Kahani' de Vidya Balam, 'Baby' de Akshay Kumar o 'Haider' de Shahid Kapoor.
Saludos desde Huelva.

Kaoru dijo...

Gracias por las recomendaciones. Que conste en acta que he visto ya más pelis que no son de Aamir, pero es que Aamir para mí es EL HOMBRE y EL ACTOR. <333

~House of the silent~ © 2014